May 22, 2013
publicado en Familias, Personal with 5 Comentarios

Esta preciosidad que os traemos hoy es Dan y aunque le hicimos una sesión de recién nacido preciosa, me gustaría mostraros la ceremonia de su Brit Milah. Esta fué la primera vez que tuve el placer de asistir a una ceremonia tan especial. Supongo que a muchos de vosotros os pasará lo que a mí, que no conoceis muy bien la historia. Dejadme que os cuente, el Brit Milah es la ceremonia de circuncisión judía, que se realiza, si todo va bien, al octavo día del nacimiento del bebé. La palabra Brit significa alianza y es una ceremonia con más de cuatro mil años de historia. Suele implicar una fiesta familiar donde los amigos y parientes cobran mucha importancia, en especial los abuelos, que ven como sus hijos continuan la tradición. Se trata de una operación mínima, que apenas causa dolor y cicatriza en un par de días, aún así no evita que los papás sufran algunos nervios en el momento de la circucisión, pero en realidad se pasa rapidísimo y cada paso de la ceremonia es un honor que recordarán de por vida.

Pero lo más bonito de todo es la fuerte unión familiar que conlleva, ¡ah! y que hasta ese momento no se conoce el nombre que tendrá el bebé, será uno de los abuelos el que dirá su nombre cuando el papá se lo diga al oido durante la ceremonia. Y por supuesto como toda celebración familiar, después de la ceremonia toca festejarlo, con un brunch para todos los invitados.

 

Comentarios